Gema de la Cruz- Coach

lunes, 26 de octubre de 2015

Hoy es el mañana que tanto te preocupaba ayer, ¿valio la pena?
Ghandi

La semana pasada fue el futuro, el día que Marty Mcfly aterrizaba con su Delorian en un futuro con robocordones, aeropatines y pizzas que se rehidrataban y se hacían gigantes.

Recuerdo perfectamente siendo niña hacer los cálculos de cuántos años tendría y qué es lo que haría cuando fuese " tan vieja". Creo que nada de lo que pudiese pensar con 10 años ha sido tal cómo lo imaginé en aquel momento, afortunadamente!!!! Porque la Gema de 10 años tenía unas vivencias que la conducían a unas expectativas completamente diferentes a las de la Gema actual.

Sea como fuere, el futuro es mi presente y estoy en la vida que quiero tener, mejor que cualquiera que hubiera imaginado y me siento muy afortunada por ello.

Vivir en el presente, en el momento actual no es nada fácil. A mí me encantaba tener mi Delorian aparcado en la puerta de casa y moverme continuamente  al futuro. En ocasiones , creando escenarios terribles en mi propia vida porque ¡es tan fácil ponerse en el peor de los casos! y otras creando expectativas mágicas e ilusorias como verme más delgada, incluso más alta, a la vez que mojaba mi magdalena en café con leche... El caso es que viajar al futuro ya fuera de una forma u otra me hacía volver a mi presente impaciente y cargada de ansiedad. Imaginaba el desenlace de posibles situaciones y no llegaba a disfrutar del aprendizaje del camino porque siempre pretendía anticiparme y eso me llevaba a preocuparme (que no es otra cosa que ocuparse antes de tiempo).

Y en otras ocasiones, prefería refugiarme en el pasado, pero claro como lo hago en mi cabeza pues lo maquillo un poco y me libero de las emociones que me acompañaban en esos momentos. Idealizo un pasado perfecto e imagino cuánto me gustaría volver allí y abrazar a mi padre. Y eso es una gran verdad, me encantaría, claro que si no estuviese en el presente no abrazaría a mis hijos y eso también me encanta. Las etapas de la vida concluyen y viajar al pasado me traía siempre nostalgia y tristeza.

No digo con todo esto que no haya que proyectar el futuro sino cómo íbamos a  conducirnos en nuestro propósito; ni revisitar el pasado y conectar con nuestra historia y las personas que nos han acompañado en el trayecto ¡¡es fundamental!!. Lo que trato de contar es que a mí no me ha funcionado proyectar mi día a día pensando en un pasado reconstruido y que no volverá ni imaginando un futuro ideal y mágico en el que las cosas suceden sin ser el resultado de mis acciones.

Es fácil perder consciencia de esta perspectiva, incluso en el momento presente, no es cierto que mientras leías esto ya se te ha pasado por la cabeza qué es lo siguiente que ibas a hacer. Un montón de pensamientos nos abruman a lo largo del día y un montón de pitidos en nuestros móviles nos llevan de una cosa a otra continuamente. Hemos comprado la absurda idea de que somos multitarea  y podemos hacer varias cosas a la vez. Sigue con ella si todavía te sirve, pero yo desde que he descubierto la riqueza de poner atención plena en lo que hago en cada momento disfruto del placer de comer, de escuchar música, hasta de respirar. Yo caí en esa trampa (cómo en tantas otras por eso escribo este blog) y me hacía sentir permanentemente angustiada, olvidar las  llaves, el bolso, no saber si había cerrado o no la puerta, el coche. Y tener la sensación de no parar y no hacer nada.

Actualmente me formo en Mindfulness , una práctica que me enamoró desde que la conocí. Y sobre todo aprendo de mis dos grandes maestros, mi hijos, que ponen absoluta intensidad en todo lo que hacen y no dejan de disfrutar de su vida cada día.



Para mi copiloto de Delorian, gracias por compartir el presente.

4 comentarios:

  1. Que identificada me siento! "Poquito a poco entendiendo, que no vale la pena andar por andar, que es mejor caminar pa' ir creciendo..."

    ResponderEliminar
  2. Una vez más gracias Gema. En mi pasado nunca imaginé ser tan afortunada por conocer gente como tú... y aquí está ese futuro no imaginado convertido en presente. NAMASTE!!!

    ResponderEliminar